LA BRÚJULA EN NOCILLA LAB

Ya he terminado Aire Nuestro, de Manuel Vilas, y he empezado con Nocilla Lab, de Agustín Fernández Mallo. Para mi sorpresa, en las primeras páginas del libro se habla de La brújula y, concretamente, de mi crónica “Brasilia es nombre de gata ciega”, que Agustín leyó mientras escribía, en un rincón asiático y metropolitano, los primeros esbozos de su proyecto.
Intentaré escribir sobre las dos novelas en breve.